Abr 222013

 

billetesAlgunas veces es un error juzgar el valor de una actividad simplemente por el tiempo que toma realizarla…

Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja… una computadora que valía 12 millones de dólares. Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

– ¿Cuánto le debo? preguntó.

– Son mil dólares, si me hace el favor.

– ¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo?

¿Mil dólares por apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! Le pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.

A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar.

La factura decía:

Servicios prestados:

Apretar un tornillo………… US $1 dólar

Saber qué tornillo apretar…. US $999 dólares



Contenido relacionado




  4 comentarios en “EL SABER TIENE SU PRECIO”

  1. la verdad que le cobró muy barato si tomamos en cuente el costo del equipo.Normalmente cuando se repara un aparato electrónico o digital los técnicos se basan en el porcentaje,mínimo el 5% y de ahí para arriba,si la máquina vele $12.000.000 de dolares el 5% del mismo es $600.000 dólares,de manera tal que le cobró un precio regalado.

  2. Es una realidad que se vive mucho, sobre todo en México, que te quieren pagar una pequeña cantidad, por un trabajo que tu tienes años haciendo y que te costo aprenderlo y sobre todo perfeccionarlo. Gracias por estas perlas de sabiduría y saludos

    • Gracias por tus palabras Carlos. Tienes toda la razón, lamentablemente muchas veces no se le da la importancia y el esfuerzo que requieren ciertos trabajos.

  3. gracias por la enseñansa

 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)